Vio y escuchó lo que otros no

Agencia de noticias andina

Keli Zevallos, la profesora quechua que trabaja para la niñez de pueblos amazónicos

Su lengua materna es el quechua, y también habla lenguas amazónicas

Historias de servidores públicos que tienen la roja y blanca en el pecho

Susana Mendoza Sheen

Publicado: 2020-03-10

Es maestra de educación inicial intercultural y actualmente técnica del Servicio de Acompañamiento a Familias (SAF) de Cuna Más en Ucayali. Es una destacada articuladora, no solo del personal que tiene a cargo sino de los líderes y autoridades de la comunidad comprometidos con la primera infancia. 

Nació en Llata, en la capital folclórica de Huánuco, en años en que la ciudad era abatida por la pobreza extrema. Keli Zevallos Robles es hija de una luchadora, cuenta, de una madre que supo canalizar su vocación de maestra hasta lograr que obtenga su título profesional. Desde el programa Cuna Más sella ese sacrificio en cada niña y niño que llega allí para cambiar su vida.

Desde hace dos años su labor es asistir técnicamente en campo a facilitadoras y voluntarios como también a líderes y autoridades de la comunidad de Sinchi Roca, en donde se ubica el pueblo originario amazónico Kakataibo, lugar de nacimiento de los niños y niñas a los que Cuna Más cuida y estimula su crecimiento mediante elServicio de Acompañamiento a Familias (SAF). 

Quien cumple la función de acompañante técnico es un servidor público de campo, no tiene horario fijo, realiza diversas actividades, reuniones, trabajo comunitario, diseños de estrategias, todo orientado para que los padres de familia de las zonas rurales sepan como velar por sus pequeños saludablemente.

El servicio de Acompañamiento a Familias, es uno de los dos que ofrece Cuna Más. El otro es Cuidado Diurno y se brinda en las zonas urbanas.

Gracias a la labor de Keli y su equipo en Ucayali, el SAF ha llegado a 258 menores de tres años, provenientes de 70 familias.

Servicios de calidad

“Son de comunidades nativas de zonas de pobreza y pobreza extrema que reciben un servicio de calidad. Tenemos como aliados a los integrantes de los comités de gestión y consejos de fiscalización que lo aseguran. La comunidad participa. Trabajamos juntos para que el servicio sea una ventana de oportunidades para la niñez de nuestros pueblos originarios.”

Keli ha sido formada en la Universidad Nacional Intercultural de la Amazonía (UNIA) para trabajar con los niños de comunidades nativas, el derecho del territorio indígena, los derechos consuetudinarios, el liderazgo de los Apus y el empoderamiento a la mujer, comenta con orgullo.

Respeto ante todo 

Una educación que, ha diferencia de otros servidores públicos, le permite respetar la diversidad cultural. El pueblo de Kakataibo se encuentra en la comunidad nativa Sinchi Roca, distrito de Irazola, provincia de Padre Abad. A cinco horas de Pucallpa, capital de la región Ucayali.

Es una gran observadora y conocedora de la riqueza de nuestros pueblos amazónicos y andinos. La experiencia que tiene a sus 29 años ha sido positiva para orientar a las facilitadoras del programa que hoy educan a mamás y papás sobre la importancia de ser los artífices del desarrollo de sus hijos.

“El servidor público está en todo el territorio nacional, llega a los lugares donde no hay muchas oportunidades. Brindamos un granito de arena con nuestro profesionalismo, respetamos las diferentes formas de vida. Fui formada para servir. Estar en el Midis es dar un poco más de mí, de mi tiempo, de mis ganas por mejorar las cosas. Es visionar un mejor futuro para nuestros niños y niñas. Para mí es sublime hacerlo.” 

En el ámbito de la región Ucayali viven 14 pueblos originarios, Keli desea impulsar un plan de expansión.


Escrito por

Susana Mendoza Sheen

Nadie ama ni respeta lo que no conoce, por eso es importante revelar la existencia de servidores públicos que tienen vocación de servicio.


Publicado en

La peor de todas

Un blog de Susana Mendoza