Vio y escuchó lo que otros no

Agencia de noticias andina

Médico forense: "los acusados son los más difíciles de entrevistar y evaluar"

Oscar Santiváñez trabaja en Dirección de Criminalística de la Policía Nacional

Historia de Servidores Públicos que tienen la roja y blanca en el pecho

Susana Mendoza Sheen

Publicado: 2019-12-20

Óscar Santivañez Venero sintió el llamado de servir al Perú en los años 80, cuando Sendero Luminoso asesinaba a campesinos y destruía todo aquello que le impidiera manifestar su violencia. La institución policial fue el lugar que eligió para luchar contra la barbarie y afirmar su voluntad de sacrificio al servicio del Perú. 

Desde hace una década trabaja como psicólogo forense en la Dirección de Criminalística de la Policía Nacional (PNP). Eligió esta especialidad porque en un momento se dio cuenta de que tenía que profundizar su labor investigativa y mejorar su capacidad de análisis y observación de los hechos delictivos que le encomendaban.

“Por eso estudié primero psicología, y me especialicé en psicología forense, cuya finalidad es evaluar a las personas involucradas en investigaciones policiales, del Ministerio Público y el Poder Judicial. Son acusados, víctimas y testigos a los que evaluamos sus conductas, personalidad, salud mental y estado emocional”, sostiene.

Observador y analista

Óscar ha desarrollado su capacidad de observación, confiesa. Y esa habilidad no se la enseñaron en las aulas universitarias, revela, sino que la adquirió gracias a diez años de experiencia que ha compartido, y aún comparte, con un equipo de nueve especialistas en psicología forense que trabaja en la sede central de San Isidro.

Las personas acusadas son las más difíciles de entrevistar y evaluar, primero porque llegan a nuestras oficinas obligados por la situación y están a la defensiva, mienten o responden de manera esquiva, comenta el suboficial superior Santivañez.

Es cuando, como especialista, siente el llamado del deber y agudiza su visión, mira cada detalle con sospecha, movimientos corporales, reacciones emocionales sobre lo que narra el facineroso, pregunta y repregunta hasta corroborar la veracidad de la historia contada.

“Este esfuerzo es permanente. Usamos diversas técnicas e instrumentos para elaborar un diagnóstico lo más objetivo posible, pues de eso depende para que las autoridades judiciales tomen decisiones acertadas que beneficien a nuestra sociedad”. Además de entrevistas, realiza necropsias psicológicas y análisis psicografológico, técnicas efectivas.

Policía orgulloso

No se arrepiente de haber escrito parte de su historia en la institución policial, a la que ingresó en 1983, pues, desde niño, siempre tuvo la certeza de ser parte de ella.

Su convicción y tenacidad, como buen cusqueño, lo ayudaron. Y aunque hoy no puede explayarse en relatos sobre los casos de criminales emblemáticos que combatió, Óscar siente que con este oficio ayuda a nuestra sociedad, y la manera de hacerlo es siendo objetivo.

“Ser objetivo es muy difícil, uno tiene que dejar de lado sus emociones, no dejarse influir por ellas. Es una exigencia. La población debe creer en nosotros; al departamento de psicología forense lo caracteriza la honestidad, analizamos bandas criminales”.


Escrito por

Susana Mendoza Sheen

Nadie ama ni respeta lo que no conoce, por eso es importante revelar la existencia de servidores públicos que tienen vocación de servicio.


Publicado en

La peor de todas

Un blog de Susana Mendoza