la mafia no descansa

“Puedo impulsar cambios en el Estado”

Historias de servidores públicos que tienen la roja y blanca en el pecho

Susana Mendoza Sheen

Publicado: 2019-10-14


Evelin Camacho Lagomarcino es parte de una generación de servidores públicos que se considera parte del cambio que necesita el Estado para darle mejores servicios al ciudadano. Es jefa de la Unidad de Gestión de Recursos Humanos del OEFA y desde allí impulsa el teletrabajo. Una forma de empleo que asegura eficiencia en la labor pública.

Para ella trabajar en el Estado fue como cerrar un círculo de agradecimiento a sus progenitores. Su papá fue policía, comprometido con sus labores en la comisaría de Jesús María, mientras que mamá la única vendedora mujer en una empresa de repuestos para autos. Ambos la forjaron con sensibilidad social y capacidad de lucha.

Porque la verdad, Evelin sin ser abogada ha desarrollado sentido de justicia social y no se rinde fácilmente ante los obstáculos que se le presentan en la vida. Empezó sus labores como profesional de recursos humanos (RR. HH.) en el sector privado, en empresas transnacionales de la belleza y cosmética.

Una década de experiencia que le permitió un día aprovechar una convocatoria de trabajo en la administración pública. Fue en el 2013. Han transcurrido seis años en los que orienta sus mejores oficios hacia la gestión de personas. Lo hizo en Indecopi, Ministerio de Educación y actualmente en el Organismo de Evaluación e Información Ambiental (OEFA).

Evelin explica que hoy las áreas de RR. HH. gestionan el desarrollo personal de los trabajadores. En su caso, ella invierte en el talento humano de la entidad, pues su tarea es que el personal de fiscalización lo haga en las mejores condiciones. Por eso diseña actividades que inspiren el florecimiento de las habilidades de los que laboran en el OEFA.

Moderna y audaz

Así es como en su afán por realizar actividades que armonicen el entorno del trabajo y familiar de los servidores públicos de la institución y se reduzca el estrés que causa el tiempo que invierten para trasladarse, desde abril de este año impulsa el teletrabajo, con el apoyo de los directivos de la institución, el Ministerio de Trabajo y Servir.

“El uso de esta herramienta digital eleva los niveles de productividad de nuestros colaboradores, incluso reduce la contaminación ambiental porque ya no necesitan movilizarse. En estos momentos el 99% de los jefes expresan su satisfacción por los resultados”.

La niña y adolescente aplicada del hoy colegio emblemático Teresa Gonzales de Fanning revela su pasión por los retos. Esta innovación está camino a aplicarse en otras entidades, pues ya lanzaron el primer manual de teletrabajo para el sector público. Importante referente.

Público y privado

Evelin confiesa que no le interesa por el momento regresar al ámbito privado, y reconoce que lo que más le enorgullece de su ejercicio profesional lo ha logrado en el sector público. Afirma que su mayor motivación es saber que puede impulsar cambios importantes en el Estado.

“Mi aporte es lograr que quienes fiscalizan el cuidado del ambiente, cumplan con su función mental, emocional y físicamente muy bien para que realicen su trabajo con excelentes resultados. Con mi trabajo puedo influir en la vida de las personas”. Evelin sabe lo que dice.  

Fotografía: Agencia de Noticias Andina.


Escrito por

Susana Mendoza

En estos tiempos del Perú, ya es necesario contar historias de personas que trabajan en la administración pública con honestidad.


Publicado en

La peor de todas

Un blog de Susana Mendoza