es constitucional, no confundas

Luis Enrique Boggiano

"Doy todo por los ex combatientes y los que quedaron discapacitados"

Publicado: 2013-08-28
Desde hace cuatro meses tengo a cargo una página que se publica en el diario El Peruano todos los miércoles como hoy. Con vocación. Así se llama. Y cada historia que encuentro, me permite descubrir que muchos peruanos y peruanas que trabajan como servidores públicos aman lo que hacen, son honestos y además tienen la roja y blanca en el pecho, no solo cuando el Perú participa en un mundial de fútbol. La historia que comparto salió hoy. Más adelante conocerán las que no tuve el cuidado y el cariño de contárselas.

Luis Enrique Boggiano Espinoza es abogado y asesor de la Dirección de Bienestar y Ex combatientes del Ministerio de Defensa, y aunque ya no lleva el uniforme, su labor la cumple con pasión militar. Como experto en derechos humanos quiere que la sociedad y el Estado reconozcan el sacrificio de los soldados que cayeron en armas frente al enemigo. Gorro

Sentado sobre un arenal del asentamiento humano Bocanegra, a los 16 años Luis Enrique Boggiano Espinoza, no imaginó que sería combatiente de la guerra del Cenepa y como resultado de ese enfrentamiento bélico entre Perú y Ecuador, perdería la mitad de una pierna.

Entonces, era un adolescente problema, no quería saber nada de la escuela, repitió un par de veces, fue expulsado mientras con sus amigos "malandrines" compartía las canciones que sonaron en los 80' como la chicha de Chacalón y el rock de Queen. Ser el 7mo de diez hermanos y vivir regateando la existencia, tal vez desordenaron sus inquietas emociones.

Hoy, es un hombre de base "4" Formado como en las aulas de la universidad más antigua de América y asesor de la Dirección de Bienestar y Ex combatientes del Ministerio de Defensa. No ostentaría ese cargo si el ex ministro Alan Wagner no lo hubiera llamado, si años antes no hubiera asumido la defensa de militares denunciados en los casos Cayara o Chavín de Huantar, ni hubiera decidido re engancharse al ejército, ni hubiera ingresado al servicio militar aquel año antisocial en el Fundo Bocanegra.

Y es que la historia de las personas, es la historia de las decisiones que va tomando en la vida. Su padre y hermanos mayores preocupados por el futuro de la "joyita" de la familia le aconsejaron que se presentara al servicio militar. Aceptó. "Allí cambió mi vida. Me educaron. Me enseñaron a valorarme y a entender que siempre hay un mañana" cuenta emocionado.

Luís Enrique (41) forma parte de un equipo dedicado a cuidar que los beneficios de los ex combatientes, soldados discapacitados y deudos, sean respetados y reconocidos. Es un grupo humano unido conformado por personal civil y miliar. Sus conocimientos en derecho y ciencias políticas son su aporte en esa tarea.

"La institución está cambiando, ahora se preocupan por el recurso humano, por eso, a pesar de las limitaciones presupuestales vemos que las compensaciones a ese personal también se haga a través becas de estudios para sus familiares que el ministerio de Educación o los gobiernos regionales pueden ofrecer", comenta.

Pero los días en el ejército retornan a su memoria para avivar su compromiso con los suyos. Porque este civil con alma de soldado añora los días en el ejército, a pesar que fueron y sacrificados. "Los oficiales pedían voluntarios para las zonas de emergencia, y nosotros alzábamos la mano".

Así participó en el conflicto del Alto Cenepa, en donde perdió la mitad de una pierna por pisar una mina. Era 1,995 y tenía sólo 23 años. Sus sueños se derrumbaron durante el año que estuvo internado en el Hospital Militar. Hasta que la luz de la certeza le mostró que su vida no se agotaba en la década de los 90' Por eso juró estudiar en la universidad y ser un gran profesional.

Lo logró. Su fe y una prótesis perfecta afirman cada paso que da. Su meta es cumplir con los 3 mil 500 ex combatientes de las campañas militares de 1,978. 1, 981 y 1,995 que esperan que el Estado les exprese su cariño y consideración como un buen padre lo hace con sus hijos.


Datos

Es Bachiller en Derecho y Ciencias Políticas. Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Tiene estudios completos de maestría en Administración y Gestión Pública con mención en Defensa Nacional. Centro de Altos Estudios Militares.

Trabajó en la Asociación de Discapacitados de la Fuerzas Armadas y héroes del Cenepa.


Escrito por

Susana Mendoza

En estos tiempos del Perú, ya es necesario contar historias de personas que trabajan en la administración pública con honestidad.


Publicado en

La peor de todas

Un blog de Susana Mendoza